Seminario ACYI


 

Un 2018 marcado por la visita de Raya Uma Datta

 


En el marco de las celebraciones por el Centenario del Natalicio del Maestro B.K.S. Iyengar, la Asociación Chilena de Yoga Iyengar organizó un ciclo de dos seminarios, en donde se reunieron más de 150 practicantes de Yoga de todo el Cono Sur de América, y todos los rincones de nuestro país.

Fue una experiencia maravillosa en la que pudimos disfrutar de las enseñanzas de este joven profesor, que estudió desde muy niño en el RIMYI, y a quien Guruji escogió como discípulo siendo él apenas un pre-adolescente. Pudimos aprender de manera muy fresca, y muy apegada a la fuente, lo que el Yoga Iyengar es.

La luz de Guruji vive en el corazón de Raya Uma, y eso nos dejó ver durante los cuatro días que duraron sus talleres y las oportunidades en que la comunidad pudo compartir con él su mirada sencilla y profunda sobre las cosas. Comenzamos con una caminata entre las montañas de nuestra cordillera, para luego disfrutar de cuatro días repletos de recuerdos sobre el Maestro Iyengar y la escencia de lo que su práctica era, libre de estructuras rígidas y estáticas. Raya nos recordó que Guruji supo sostener sus preguntas a lo largo de su vida, sin nunca sentir que podía concluir la búsqueda, sino siempre abriéndose al Infinito.

Pudimos ver una entrevista inédita que Abhijata Iyengar y el mismo Raya Uma Datta le hicieron a B.K.S. Iyengar siendo éste ya muy mayor. Una joya a la que no tenemos acceso, más que a través de Raya.

El ciclo de talleres finalizó con la estremecedora interpretación que Raya hizo de La Canción del Alma, momento en que esta comunidad sintió a Guruji más presente que nunca, como el Maestro Espiritual que es, eterno y vivo por siempre.

Canción al Alma

No soy “ego” ni razón, no soy mente o pensamiento, no puedo ser odio ni puesto en palabras;

ni por olfato ni por vista puedo ser percibido: 

no me hallo en la luz ni en el viento, en la tierra ni en el cielo. 

Consciencia y Gozo encarnados, Ventura del Bienaventurado soy yo.

No tengo nombre, no tengo vida; no respiro aire vital;

ningún elemento me ha moldeado, ningún estuche corporal es mi guarida:

no tengo habla, manos ni pies, ni medios de evolución.

Consciencia y Gozo soy yo; Ventura en disolución. 

He desechado odio y pasión, he conquistado el engaño y la codicia;

no me rozó orgullo alguno que me hiciera alimentar la envidia;

más allá de toda fe, donde no alcanzan riqueza, libertad o deseo. 

Consciencia y Gozo soy yo, la Ventura es mi atavió. 

Virtud y vicio, placer o dolor no son mi herencia, ni textos sagrados, sacrificios, plegarias o peregrinaciones;

no soy alimento, ni el comer; ni siquiera el que come soy yo.

Consciencia y Gozo encarnados , Ventura del Bienaventurado soy. 

No recelo de la muerte, ni abismos de raza me dividen, ningún padre me llamó nunca hijo, ni me ató nunca el lazo del nacer;

no soy discípulo ni maestro, no tengo familia, no tengo amigos.

Consciencia y Gozo soy yo, y fusionarme en la Ventura es mi fin.

Ni cognoscible, ni conocimiento, ni conocedor soy yo, lo informe es mi forma;

habito en mis sentidos pero ellos no son mi hogar;

siempre serenamente equilibrado, no soy libre ni esclavo.

Consciencia y Gozo soy, y en la Ventura es donde me hallo.

– Extracto de Luz sobre el Yoga, B.K.S. Iyengar –

 

 

 

rbornscheuer_180512_0003

 

 

rbornscheuer_180513_0420

 

 

rbornscheuer_180513_0214

 

 

FotoTaller1

 

 

FotoTaller3

 

 

rbornscheuer_180513_0241

 

 

rbornscheuer_180513_0260

 

 

rbornscheuer_180515_0454

 

 

rbornscheuer_180513_0189